Y en Nicaragua (la esperanza de) amor se nos va, desde antes del 29/08/18

Esperanza es un decir, pero recordando la frase del filósofo y poeta Jaime Pérez Alonso, si perdiésemos la esperanza, aún nos quedaría la esperanza a una. Y es que cuando uno añora, hay más fe en la misma añoranza, aún por perdida, que al acabarse, quedaría la súplica y la oración por una nueva que la sustituya.

Menos una esperanza de amor, si me encontraba confinado a la inexistente zona del amigo, por declaración continúa suya, por decisión e incapacidad mía. Ah! Pero esa idea construida y mantenida en el tiempo con algún fundamento unilateral, siempre buscaba su oportunidad, perseguía una opción. Oh! Esas palabras nunca dichas, pero demostradas con actos, siempre haría todo lo que me pidiese, acudiría a toda prisa y sin reparos a dónde me llamase, cómo ella hizo por alguien más.

A pesar de ello aún pesa, conmociona y causa extraño vacío. Aunque el rumbo más sabío a seguir era alejarme, tal vez no poder hacer lo planeado, quizás no poder probar la resolución… como siempre, el robo de un destino o el empuje hacía lo impreciso, difícil determinarlo.

Sí es así como me siento, ahora ella, entonces todas y todos que han tenido que emprender un éxodo, por alguna u otra razón, salir del país. No lo sabía porque no me pasaba, sólo lo veía en las noticias y así es fácil teorizarlo, hasta que le sucede a alguien cercano o hasta que te afecta, de alguna forma. Lo definía como una oportunidad de asilo y trabajo, la manera para salir en búsqueda de mejores alternativas laborales y por ende salariales, y lo es. Pero la ruptura familiar, la separación, ese tiempo que no se recupera y las distancias que son insalvables, sí lo sabré yo, que perdí tanto una vez y por la misma causa.

Ella, forzada a irse por no encontrar trabajo en una Nicaragua disfrazada. Separarse de su hijo quién vive con ella desde hace años, quién pasará a vivir con su padre, pero el cariño y el afecto, más la incertidumbre del trato y la formación, ¿cómo se compensa esto? ¿Qué terrible situación orilla a tan penosa salida? Una de casería, ¿Qué daño hace una persona más en una marcha? ¿Acaso llamaran y acosaran a todas las personas que alguna vez hayan asistido? Hay influencias tan absurdas que pueden ver esto como un acto criminal y hasta terrorífico, parece que después de todo sí hay quiénes solo tienen un dedo de frente.

¿Cuántos más parten en un situación similar? Las cifras se incrementan y son alarmantes, una oportunidad sí, pero ¿a qué costo? Yo mismo no sé con certeza si repetiría mi decisión.

Travesías de éste tipo se vieron por años en Cuba, ahora en Venezuela de una magnitud sin precedentes. Para un país pequeño como Nicaragua, no es una cuestión de número, sino al igual que en todos, la magnitud de la repercusión.

A juicio de cada cual, un discurso privativo no debería tener más cabida en nuestros tiempos, el ser humano es más que ese “animal político” descrito por Aristóteles, y si así fuese, preferiría ser uno y no lo otro.

¿Y que nos queda? Se nos esfuma, se nos va, sino la esperanza a una “que no viene, o que puede rodarnos entre las falanges…  esperanza -esperanza, señores, esperanza- ¡con lo simple que suena la esperanza!” porque como es el lema de éste blog: “Das Ewigweibliche zieht uns hinan!” (¡El amor nos impulsa!).

Anuncios

Nicaragua un 15/08/18

Recordaba eso de qué la ignorancia como la muerte es una condena, que quién la sufre no la padece. También, un amigo comentaba las consecuencias de no aplicar el consejo de Maquiavelo, el de no emplear a quiénes tengan por único oficio el de la muerte. La relativa calma ahora se vuelve persecución, asedio y desaparición de todo el que se haya opuesto, de alguna forma, de cualquier forma que pudiera ser relevante; eventualmente aunque no lo fuese será objetivo de asecho.

Así como la publicidad hoy en día es tan franca que no se ocupa en esconder los defectos del producto, la represión se hace a plena luz de día, filmada incluso, ¿se puede caer en mayores absurdos?

Todo pasa factura, y la estrategia es simple, la misma de siempre, promover la ignorancia y el deterioro. Mantener la paz efímera y relativa mediante represión con traumados asesinos a costa de la inversión pública, la salud y la educación.

Propulsar el ideal de cambio de forma pacífica pierde efecto, más si se trata de hablar con una pared, aun golpeándola no cedería, se nos iría la vida en ese esfuerzo… vano. Sin embargo, la imagen hacia el exterior sigue siendo la de un mal ejemplo, la de pudrición por ego, la de corrupción y terquedad… sólo que a lo interno los incondicionales fieles al servicio no caerán en cuenta de la condena y retroceso que ejecutan.

No parece haber muchas opciones hasta el momento…

Nicaragua al 03/07/18

Escribir sobre cualquier otro tema parece difícil, o al menos debería serlo, algunos con humor, otros con ventaja, pero la mayoría con la simple realidad; no es posible pasar por alto la situación que persiste. Aunque la percepción del efecto mariposa que tengo es su llegada a un límite, me pareció desdeñable su efecto perpetuo y caduco hasta ciertas etapas, ahora espero que me pruebe lo contrario. No espero de mi primera voz crear conciencia o informar a profundidad, pero quizás transmitir la idea de que la situación en Nicaragua es aún grave y el hecho que dure tanto tiempo, preocupa, ¿es un ejemplo de la naturaleza humana la megalomanía que estar en un puesto de poder implica? A veces un simple uniforme policial se piensa con el azul del súper-hombre y más si nadie le apunta con un arma o armas como la que él o ella mismo porta.

Sí, la represión que otros países aún por cercanos a penas se escucha, persiste, lo peor o lo que más temo, es que llegue a naturalizarse de forma tal que implique una huella genética en un agresor manipulado que agrede sin cuestionamientos, y un agredido domesticado finalmente tras tanto dolor y muerte.

Y, los días, transcurren con relativa calma y normalidad, más la sensación de expectativa. Llegar al trabajo por la mañana a toda prisa, ya sin oficiales de tránsito, ¿qué decir, qué pensar? Sin saber con certeza si el retorno a casa estará garantizado. Protestas permanentes, esta vez exigen a la prisión o cárcel local o preventiva –es que ya no hay nombre seguro-, la liberación de detenidos; algunos por protestar, dígame si cuando esto se pena ¿no es un régimen? otros por transeúntes, la casualidad también es un pecado en estas circunstancias; y lo que engloba cualquier razón: porque alguien así lo quiso.

Pronto estaremos ante esa incapacidad de generar lazos, de restaurarlos siquiera, como bien apuntaba Albert Jacquard. Es así como el sistema conformista ha vuelto asesinos a unos, que no son mayoría, pero están armados y han sido tutelados.

Es la situación que justo hoy se vive, ciudades atacadas y que continuaran siéndolo para cumplir con un ritual histórico que ya es mera fachada. La coherencia nunca fue más necesaria o el simple sentido de lo que significa la vida. Pero muy a pesar de todo la valía de una lucha justa hará mella, no sólo los vencedores escriben los libros aunque sea en desventaja la verdad ya ha sido escrita, pueden comprobarlo a cuenta propia y juzgar que es lo que sucede en Nicaragua.

Anaid 7

Entrópica sí, es una S., de hace casi diez años de haberla conocido y tantas cosas imaginadas, de recuerdos tan vividos como si la viese en este momento. Aún refirió lo maravilloso que hubiese sido empezar desde entonces, tal vez la sentencia no habría sido la misma como la de ahora, o quizás sí. Al parecer la única salida es la salida, aunque se pudiesen vivir todas las posibilidades, cómo el efecto mariposa. También el olvido, como se anhela desde un agosto. Sin embargo, reafirmó aquella nulidad, ¡que valiosa enseñanza!

No por números viene la resignación, si los días no tienen nombre, que no tengan número tampoco. El enemigo siempre vence, más no por eso dejamos de luchar. Y aparecía quien encuentra satisfacción en tan débiles palabras, consejos de una párvula a tientas, jugando, jugando… ¿lo sabes?

Definición de causalidad, cuando nada existe por su lado sino por fruto de complejas interacciones, aunque el pasado así fuese, la internalización psíquica prevalece, ¿aún negarías su efecto? Y para quién lea también, mera doctrina chapucera, se derrumba ante lo cotidiano, y no por eso deja de vender.

Pero no te confundas, hace tiempo que ese reflejo bajó la montaña Citlalí, y no por ello los Alelíes dejaron de florecen. No es ni siquiera el constructo de una persona lo que se vierte, sino la idea del personaje que interpretas.

Mi maratón/procesión

Un viaje de 300 km puede no parecer mucho a algunos, pero ya que hago mención de un número relacionado a la última entrada (Nicaragua, desde el 19 de abril de 2018), lo mítico de esas cifras se diría que es su repetición, el 19 era icónico en Nicaragua, pero al parecer ahora pasará a resignificarse, es lo curioso de la historia. Un 19 triunfó la revolución y otro 19 estallaron las protestas contra el régimen que se erigió de la primera victoria, ambas en contra de una dictadura. Pero desde ese día, se diría que la situación sólo ha empeorado, lo irremediable, las muertes oscilan entre 54 y 60, sin árbitros imparciales que realicen la investigación y la negación a que participen. Marchas y protestas a la orden del día, toma de calles y carreteras en varios sectores y puntos estratégicos en distintas ciudades del país. Presión de todo tipo hasta que cambie el estado, las condiciones, hasta que se haga justicia.

En esas circunstancias, tras una semana de trabajo, me encontré junto con otros seis compañeros, con dinero más que limitado y muchas ganas de ver a nuestras familias. Regresar a tientas, con casi 50 km caminados, por suerte no de forma continua. Por ocasiones lográbamos que alguien nos llevara, a veces pagando, otras veces gracias a su buena voluntad y entendimiento de la situación. Decir que estábamos molestos o resentidos no sería correcto ni justo, porque no lo estábamos, todos comprendíamos que las acciones tomadas eran necesarias y que por una suerte del destino quedamos atrapados, al igual que otras tantas personas que pasaron por lo mismo. Sin hablar por todos, pero considero que el apoyo a la causa de la protesta es válida e idónea para que un cambio verdadero se produzca.

A decir verdad, a mí me pareció edificante el viaje, a pesar del reto que implicó, en algún momento quisiera repetirlo, pero esta vez en bicicleta y completarlo a cabalidad. También fue de provecho llevar en el grupo a un bromista que nos mantuviera entretenidos y sonrientes muy a pesar del cansancio físico, del dolor en el cuerpo, de la ropa empapada en sudor y del sol en nuestros rostros. Para uno de ellos, llego a parecer incluso una procesión impuesta por su karma, una expiación de sus pecados como persona; si esto garantizase la paz, el cambio en los gobernantes, serían muchos los nicaragüenses que emprenderían esta caminata sin pausa.

Solo resta esperar que este éxodo/travesía se sume a tantos otros esfuerzos, tantas energías, pensamientos y acciones a la expectativa de la verdad. Pero las vidas, la sangre derramada que pasan por impune como si no fuesen suficiente, es una burla que debe ser enmendada con el resarcimiento total de la mentiras y con un gobierno para los habitantes de una pequeña patria que grande se sueña, Nicaragua.

Nicaragua, desde el 19 de abril de 2018

“No nos olviden” como rezaba la última orden del rey Leónidas en esa película de 300, o esa muerte verdadera que es ni siquiera recordar sus nombres, la eterna inexistencia que señalaba de forma sutil el animado Libro de la Vida. Nicaragua, cómo otros tantos países del mundo ya tenía sus mártires, no había necesidad de sumar otros tantos a esa lista. Pero a estos se les niega su condición por título de control, la ineptitud de gobernar no se reconoce y denigra cualquier otra condición, como le ocurre a los verdaderos abnegados.

Sólo que ese día, diferentes personas que se sumaban a una protesta justa por derecho no esperaban una batalla campal y al presentarse, estuvieron dispuestos a la contienda, a no ceder una vez más –ya nunca más- a la represión. Uno a uno, aparecían las bajas, una de la que no hay marcha atrás. Sólo hasta que el saldo de muertos creció, hasta emerger la voluntad de no retroceso y la solidaridad de todo un pueblo, hasta sobreponer la censura, hasta que la verdad escapó a otros medios, hasta que se burló ese leve equilibrio inestable, hasta que hubo consenso tácito… hasta que todo esto se conjuga; hasta entonces el poder por elección viciada se retractó y retrocedió, buscando salidas aparentes por dialogo pactado, sin reconocer sus faltas y volviendo nimio todo lo que la señale, a la espera, a la parsimonia de intentar volver a su situación favorable.

Las personas cuyos nombres no deberían olvidarse, sino ensalzarse como héroes de la lucha por la democracia, caídos en el juego de manipulación de bandos, robados de su futuro, de sus familias, alejados de sus sueños y esperanzas, separados de sus metas, de su amor… de todo lo que significa estar vivo, de sentir… Ellos y ella en la lista adjunta no oficial, porque tantos más podrías ser, más los heridos, detenidos, desaparecidos, mutilados, acallados; víctimas de lo que es sencillamente incorrecto, de lo malo… Estudiantes, trabajadores, amigos, vecinos, hermanos, ciudadanos de este mundo… su vela fue extinguida, pero que sus nombres no sean olvidados.

Caídos

Si los hechos ocurridos desde el 19 de abril de 2018 en Nicaragua fueron justos o injustos, correctos o incorrectos, con propiedad o no; depende de la visión de cada quién, eso no se discute en esta entrada, hay cantidad de noticias en la red para que cada quién decida. Lo que está fuera de duda, es que bajo ningún concepto la vida de otra persona debe ser segada, menos si es evitable, peor si es por orden.

Anaid 6

Y se transmuta, se transforma así de un tabú se tratase, y yo… también estoy muy lejos de lo anhelado. No habría esperado encontrarla en un viejo imposible realizado, más fue así, con consecuencias esta vez un poco más alentadoras.

But this time I won’t try, not anymore, I’m not going further of my limits, not when I have already broke them, also because I cannot afford the pain, the suffer of realizing… what we both know. Nonetheless, it is true, deep in my heart I know I want to try, not one, as many times as I must.

Esperaría, cuanto fuese necesario, porque siempre queda la esperanza a una esperanza.

B.’ ¿lo sabes? 4473, la respuesta a todas esas preguntas podría ser amor, desde la concepción de cada quién. Desconozco el número de desatinos, sólo un día resulta en rendición, sin embargo, la tolerancia jamás se perdió, la última, la idea del amor.

Y renunció a la obstinación irracional, debí hacerlo hace mucho, quizás porque sabía que eras tú en ella, por eso, porque siempre la querré…