El puente 04: Écrouer

Una mirada que cambia el mundo, el que se era hasta el momento, un colapso, un abismo. No es un secreto y descifrarlo siempre es relativo, creo que no lo era. Cierto que la esperanza suena simple, también porque no todas son buenas, ¿cómo saberlo entonces? En esa justa medida, lo era, naïve, con todo lo que su significado engloba.

La comprensión del amor a través de la indiferencia, no creo que sea posible, no veo comparación, y sin embargo, puede que sea probable, o solo es un paralelismo inventado como toda correlación aunque existente, carente de lógica. Habrá quien piense que el amor está fuera de razonamientos, entonces la indiferencia también, por cuanto el enunciado planteaba su reciprocidad.

Suficiente confrontación la de una persona contra sí, pero un rival potenciado por suposiciones, fantasmas, recuerdos… tantas cosas más. No es negación evidente, en ocasiones no lo es tanto, por eso es ideal.

Él lo es, vulnerable, tanto, aunque parezca mentira y se olvide con facilidad. Sin embargo, puede con ello, siempre podrá, tolerarlo todo, el tiempo que sea necesario. Cargado de cicatrices, tantas, sin querer que se borren, sin sanarlas. A este tiempo ¿cómo me nombrarías? Dime, chica del Clan Foster, y si puedes pregúntale a la Ángela, no tiene otra vía. Al igual que B.’, diría que un mucho de defecto, en lugar de caos diría que entropía (ya que en el caos sí existe un orden sólo que desconocido) y la irrealidad que existe en cada quién, una aparente.

¿Qué el pasado no está ahí para pesares y tormentas? ¿Qué conforma e impulsa? Parece que nadie se lo dijo, y la repetición de múltiples ángulos no ayuda, una historia propia que se olvida, un padecimiento duradero que se trata de enterrar, aunque más de alguno lo recuerde bien. Siempre habrán sus días más, puede que eso sí sea inmutable.

Apariencia melancólica y un cuerpo por mucho deleznable, casi como un gato, con una expresión que desearía no cambiase. Desease ser distante y carente de pasión, materialista a conveniencia, vacío, anhelante de encontrar su corazón en alguien más. Desolación verdadera.

Aparecer, por una suerte de calamidades que no acabaron ahí, por la simple búsqueda de información… ¡Cuanta sed, amor! ¿Cuánta?

El secreto de la precisión, tan incisivo, con daño de consecuencia caótica. Aún el cuerpo a cuerpo, sólo que en ocasiones se abandona, según el ánimo, según la intención. Solo superado por la maestría en rapidez, una de huida. Descubridor del cero, aún no tan listo ni calmado como se le considera o se piensa. Tampoco posee la dureza férrea que se le atribuye, ellas lo alcanzaron, con una herida que no cicatriza; ni él es tan bueno midiendo la situación, así con el desenlace que tuvieron. La fuerza física lo abandona, con años que se duplican algunos días, regeneración que le dura instantes pero que le pesa por momentos. Eso sí, una memoria eidética, salvo que cuando logra olvidar, ya no lo recordara nunca.

La energía, el poder de su espíritu es inmenso, pero fluctúa, demasiado. Función mejorada al azar, potenciar, sean las fortalezas o las debilidades, en pares.

Alcanzar la segunda etapa o sólo resucitar por segunda oportunidad, una no vista antes, ni por su Dueña. Una que evoca la cantidad justa de miseria humana, diría que hasta más, espanto, condena, desesperación verdadera. Agujero en el pecho que se vuelve más grande, más amplio, al fin sin máscara ni remanente para ocultarse. Presión espiritual que no persiste como tal, la llave-flecha de filo quebradizo.

El abuso de la bondad, es la muestra de lo que es una pura, la señorita del clan Foster lo superaría con creces, ¿o el nivel mostrado a aquella Ángela habría sido excesivo?; solo una aún puede ver el rostro de la completa pérdida y ausencia de esperanza. Aunque fue estremecida y debilitada, sus sentidos se abrieron y no se permitió bajar su guardia, no la que importaba, he ahí su victoria, su experiencia suprema, una que es imposible alcanzar, una del corazón en la palma de la mano. Así él lo intentase el resto de su vida, o el número de veces más absurdo imaginable, estaría por siempre fuera de su vista, la chica del clan Foster.

Ya sería una más del opuesto complementario, sólo restaría la sagacidad y firmeza al emprender una campaña, un asunto de visión y enfoque, pero hay muchas formas de superar al hierro. Los días inmortales vueltos grises todo el tiempo, aún, más opacos. Dimensión paralela para el enriquecimiento, a costa de la vida, tan oscuro, tan valdío. Pero lo imposible, una rareza aún mayor, la locura de la unicidad, el brillo de la llama negra, capaz de transformar todo ese rencor en victoria, a manos vacías.

Aunque ciertas funciones operen y otras se regeneren a la funcionalidad, lo extirpado no volverá, lo arrancado no crecerá, lo perdido ha muerto. Nunca obrará como fue deseado, menos en el final, pero con miedo, pavor. Ella, prevalece por absurdo que fuera, a costa, sin asustarse, con más palabras para el corazón, le despide con generosa y tierna amistad, la chica del clan Foster.

El Puente 05: Prière

Anuncios

La Fourmi et le Sociobiologiste

Como buen aficionado a la lectura, la costumbre de leer todo a cuanto se tenga acceso es vicio frecuente. En este caso motivado por partida doble: una la práctica de un idioma que recién aprendía; la otra era una nueva pasión descubierta, el estudio de las abejas, aunque no incluidas en el título, su abordaje es indispensable por emblemáticas del nivel supremo, conocido al menos, de lo que la vida en sociedad se refiere.

También mi sorpresa devino en par: había aprendido lo suficiente como para entender lo que el texto comunicaba y era grande la emulación simbiótica que existe en la biología general en cuanto a sociedad o socializar se refiere.

Puede que sea un libro un tanto desfasado en cuánto a la temática implica, en ese entonces la socio-biología como tal pasaría por novedosa y atractiva, igual sumaría que encontraría detracción. Mi conocimiento se limita a esta única experiencia. Sin embargo, del aprendizaje en esta área han derivado, y continúan, las adaptaciones que se hacen a la forma de organización social. Si se gusta, libros más recientes en la rama aclararan el punto.

La razón para volverle una recomendación puede venir del mismo móvil que funcionó conmigo: curiosidad y práctica del idioma. Aunque no se posea preparación en esta área de la ciencia, garantizo que su comprensión será fácil y el aprendizaje amplio.

Una vista al libro y su adquisición en: https://www.odilejacob.fr/catalogue/sciences-humaines/ethologie/fourmi-et-le-sociobiologiste_9782738102072.php

la fourmi et le sociobiologiste

 

Anaid 8

S. literalmente entropía, no debería de estar en concordancia con la afirmación de más bien auto-convencimiento de esos temores, que no sueltan, que no siguen. Y continuara con el doctrinamiento de ideas simples y comunes, más no por ello ciertas. Pero no lo sabes, abrir los ojos es más un acto involuntario que cuando se le pone empeño se vicia.

Espero encontrarme también entre tanta divagación, en una historia que sí me pertenezca, porque estoy cansado de estar en las que no. Esfuerzos, se me va la vida en ello, vanos. También me doy cuenta que ya no importa más, no importará, hasta resta cada vez más. Y ojalá que el día que sea suficiente llegue pronto.

Transición de equilibrios inestables, el papel en la historia que se cuenta es muy subjetivo, pero para darte una respuesta: un poco de todos, todos, ninguno, proporcional, a conveniencia, por expiación, por estima, por tantos más se puedan imaginar más uno.

Existe la entropía por sí misma, sin más noción o consciencia, cómo lo hace la materia oscura en el espacio, en cuyo caso, del desconocimiento, no hay transformación que uno pueda hacer. No hay más S. o su presencia es un recuerdo fugaz que se presenta por ocasiones primas en números aleatorios, y sin embargo, aún persiste más veces de las deseadas. Un nudo al hilo rojo, de material extraño, no se puede desatar, aunque se supiera, transformaciones hechas no pueden ser desechas, cíclica espiral, no existe tal cosa como el perdón ni el olvido, pero si es evitable la condena de la repetición o de la obsesión que lleva a repetir patrones.

Caos, encuentra su rumbo y habla, ocupa a personas para perpetuarse. ¿el hilo se tensa hasta que se corta? Buscar a D., la verdadera y única, fue infructuoso, cerrar los ojos no cambia nada. Y no, no necesitaba saber todo de ella, para calzar en lo que confianza requiere.

A la tumba, ya!

Mi calavera de éste año parece no tener novedad más que su publicación, aún no encuentra el estilo tradicional de las mismas y hasta parece una continuación de la anterior, Calavera sin nombre 00. Sí, entregado de forma completa a mis palabras con el estilo que usaba hace casi dos décadas, un bello recuerdo, pero que tiene en sí una súplica, la búsqueda de un cese, ¿será que la calaca acepte?

 

A la tumba, ya!

Si alguien puede ayudarme

eres tu calavera ingrata,

con solo cinco minutos darme

pues mi lista es corta y exacta.

 

Más de un año llevo en espera

por creer en El tiempo y La distancia,

sin poner fin a fantasmal presencia.

 

Ella mira, indistinta y lastimera:

“¡Qué osadía compararme a seres banales!

¡Y blasfemia entorpecer mi día de bailes!”

 

Soy breve, quiero que un recuerdo mates.

-¿Destrucción? ¡pero que grave disparate!

 

No quiero más éste desafuero en vida,

suplico impongas tu ley para salvarme.

 

-En lo que te resta no hay opción de liberarte,

muerte no es olvido, menos si tanto era querida.

El Puente 05: Prière

Suficiencia por auto-convencimiento, un verdadero valor truncado y viciado, por ambas partes. No valía la pena, lo supo después la chica Foster y aún en sueños, pero también dicho, aquella Ángela. Sobrepone toda posible transformación, el arte era arrasada. ¿Qué es la vida? Consecuencias de actos y pensamientos que se entrelazan con lo circunstancial que es innegable como intenta parecerlo, una red compleja que no se resuelve sólo hacia lo individual. Ese cambio que no llega, o que tarda más de lo necesario.

No encuentra fuerza en la razón ni en el sentimiento, la euforia de la paranoia prima, por ratos, un atisbo de pronoia, pero la nulidad, le encanta consumir hasta el fin de los tiempos. Eso de aguantar, la resistencia a la palabra pronunciada ya no funciona, si alguna vez lo hizo, el eco de su explosión arrasa con todo lo que encuentra. Aún el reconocimiento no parece operar, es una medida de imponencia. El contexto circunstancial ahora es aparente, un rasgo, de única victoria o de derrotas. Pero espero en esa serie compleja que revoluciona, de movimiento y adaptación… esperar.

Aún no soy libre, ojalá me encuentre en proceso, pero casi no resta tiempo, menos para construir algo bello, ni la idea siquiera de resarcir.

No encuentra la oportunidad de darme una oportunidad, será por no querer o por insistencia, me rehúso, por consciente que sea.

Tampoco existe la salvación, no para él, con o sin intervención de terceros, pero algo era rescatable, para ello necesita ser más fuerte, mucho más fuerte.

Para estos momentos es un guiñapo insignificante, reducido a piel y huesos pero con una muy amplia sombra. Harapiento de cabello largo y ojos grises quebrados, más bien un agujero por mirada. Pervertido manipulador, cosificador amaestrante, chovinista encubierto. En la búsqueda de siempre ocultar su debilidad, una falsa muestra de fuerza, huye de oponentes reales a menos que muestren una apertura, entonces avanza sin reparo ético, así con la chica del clan Foster, así con su Ángela.

Insaciable, hambriento por entero, pero débil patán, desesperado y frustrado ante su límite, la habilidad de la derrota, su complejo de inferioridad tan arraigado. Nunca visto como un igual, irónico orgullo por método deshonesto, cualquier vía es la opción. Aun así, rescatado por el poder de la palabra, de la convicción, de lo bueno, Ella, la Foster, que siempre estuvo y le ayudó en contra de ese comportamiento suicida. Aunque no la merece, Ella lo acepta, por reconocer su verdadero interior, esa debilidad, el sentido de la razón.

El arte de la ilusión, cómo siempre fue esa taimada esperanza, o la espera de ser correspondida, por el premio que aquel vástago de hombre le brindaba a veces. Una caja psíquica, circular, más que repetir la misma premisa con presunción de libertad. No un plan, ni siquiera un juego, sólo un desafortunado azar de una persona mala que se lleva consigo a cuántas buenas estén a su alrededor.

Sabiduría o aprendizaje a lo bruto, a costa de la propia experiencia y de propiciarlas a pesar. Si algo tenía el insensato era una coraza de hierro mejorado, que encubre un vacío, Ella lo entendió un día o una noche de tantas, la Foster, a la Ángela le tomó más tiempo. Un duelo de prueba y error hasta comprender lo superfluo que era de por sí, más una mera adaptación a la densidad aparente del idiota. Técnica peligrosa es su lengua y aun así valiosa, al menos había que reconocerlo.

La luna creciente es un falso menguante, ladrón de luces propias, como la de la noble Foster. Su única habilidad puede resumirse como física, por aferrarse ha sido roto, quebrado en tantos pedazos que ya no podrá restituirse. Ya solo podrá ser patético en formas distintas, molesto de diferentes maneras, ya solo eso. Una lucha por placer, por esa búsqueda imposible.

Resumido a un idiota salvado por pena, acto meramente instintivo, un mundo fuera de la comprensión básica. Ah! Pero la negativa, la falta de resignación, el intento fatuo. A un paso sostenido causaría la muerte, suya o de la chica Foster, de Ángela incluso; no hay nada placentero en ello, por figurativo que fuera, habría sido definitivo, y lo fue. Pero un estúpido vencido por una técnica básica, solo el honor de recibir el último golpe de ambas, una a la vez, sin separarlas al final; en su inconsciencia, al menos diría que fue divertido.

El Puente 06: broyer

20180921_175103

Y en Nicaragua (la esperanza de) amor se nos va, desde antes del 29/08/18

Esperanza es un decir, pero recordando la frase del filósofo y poeta Jaime Pérez Alonso, si perdiésemos la esperanza, aún nos quedaría la esperanza a una. Y es que cuando uno añora, hay más fe en la misma añoranza, aún por perdida, que al acabarse, quedaría la súplica y la oración por una nueva que la sustituya.

Menos una esperanza de amor, si me encontraba confinado a la inexistente zona del amigo, por declaración continúa suya, por decisión e incapacidad mía. Ah! Pero esa idea construida y mantenida en el tiempo con algún fundamento unilateral, siempre buscaba su oportunidad, perseguía una opción. Oh! Esas palabras nunca dichas, pero demostradas con actos, siempre haría todo lo que me pidiese, acudiría a toda prisa y sin reparos a dónde me llamase, cómo ella hizo por alguien más.

A pesar de ello aún pesa, conmociona y causa extraño vacío. Aunque el rumbo más sabío a seguir era alejarme, tal vez no poder hacer lo planeado, quizás no poder probar la resolución… como siempre, el robo de un destino o el empuje hacía lo impreciso, difícil determinarlo.

Sí es así como me siento, ahora ella, entonces todas y todos que han tenido que emprender un éxodo, por alguna u otra razón, salir del país. No lo sabía porque no me pasaba, sólo lo veía en las noticias y así es fácil teorizarlo, hasta que le sucede a alguien cercano o hasta que te afecta, de alguna forma. Lo definía como una oportunidad de asilo y trabajo, la manera para salir en búsqueda de mejores alternativas laborales y por ende salariales, y lo es. Pero la ruptura familiar, la separación, ese tiempo que no se recupera y las distancias que son insalvables, sí lo sabré yo, que perdí tanto una vez y por la misma causa.

Ella, forzada a irse por no encontrar trabajo en una Nicaragua disfrazada. Separarse de su hijo quién vive con ella desde hace años, quién pasará a vivir con su padre, pero el cariño y el afecto, más la incertidumbre del trato y la formación, ¿cómo se compensa esto? ¿Qué terrible situación orilla a tan penosa salida? Una de casería, ¿Qué daño hace una persona más en una marcha? ¿Acaso llamaran y acosaran a todas las personas que alguna vez hayan asistido? Hay influencias tan absurdas que pueden ver esto como un acto criminal y hasta terrorífico, parece que después de todo sí hay quiénes solo tienen un dedo de frente.

¿Cuántos más parten en un situación similar? Las cifras se incrementan y son alarmantes, una oportunidad sí, pero ¿a qué costo? Yo mismo no sé con certeza si repetiría mi decisión.

Travesías de éste tipo se vieron por años en Cuba, ahora en Venezuela de una magnitud sin precedentes. Para un país pequeño como Nicaragua, no es una cuestión de número, sino al igual que en todos, la magnitud de la repercusión.

A juicio de cada cual, un discurso privativo no debería tener más cabida en nuestros tiempos, el ser humano es más que ese “animal político” descrito por Aristóteles, y si así fuese, preferiría ser uno y no lo otro.

¿Y que nos queda? Se nos esfuma, se nos va, sino la esperanza a una “que no viene, o que puede rodarnos entre las falanges…  esperanza -esperanza, señores, esperanza- ¡con lo simple que suena la esperanza!” porque como es el lema de éste blog: “Das Ewigweibliche zieht uns hinan!” (¡El amor nos impulsa!).

Nicaragua un 15/08/18

Recordaba eso de qué la ignorancia como la muerte es una condena, que quién la sufre no la padece. También, un amigo comentaba las consecuencias de no aplicar el consejo de Maquiavelo, el de no emplear a quiénes tengan por único oficio el de la muerte. La relativa calma ahora se vuelve persecución, asedio y desaparición de todo el que se haya opuesto, de alguna forma, de cualquier forma que pudiera ser relevante; eventualmente aunque no lo fuese será objetivo de asecho.

Así como la publicidad hoy en día es tan franca que no se ocupa en esconder los defectos del producto, la represión se hace a plena luz de día, filmada incluso, ¿se puede caer en mayores absurdos?

Todo pasa factura, y la estrategia es simple, la misma de siempre, promover la ignorancia y el deterioro. Mantener la paz efímera y relativa mediante represión con traumados asesinos a costa de la inversión pública, la salud y la educación.

Propulsar el ideal de cambio de forma pacífica pierde efecto, más si se trata de hablar con una pared, aun golpeándola no cedería, se nos iría la vida en ese esfuerzo… vano. Sin embargo, la imagen hacia el exterior sigue siendo la de un mal ejemplo, la de pudrición por ego, la de corrupción y terquedad… sólo que a lo interno los incondicionales fieles al servicio no caerán en cuenta de la condena y retroceso que ejecutan.

No parece haber muchas opciones hasta el momento…